saraortiz
  Modelo de programas
 

MODELO DE PROGRAMAS

El modelo de programas nace como consecuencia de las limitaciones observadas en otros modelos que le preceden en el tiempo, como el de counseling y el de servicios. Es a principios de los 70 en Estados Unidos y en algunos países europeos, cuando en contraposición al carácter terapéutico, asistencial e individual que se le da en ese momento a la Orientación, surge un modelo que intenta dar respuesta a las exigencias de la extensión de la Orientación a todos los alumnos y de la integración de ésta en el contexto escolar.

A principios de los años 80 este modelo comienza a implantarse en España de una forma desigual. La orientación adopta un rol más proactivo en los centros, la dotación de profesionales de la orientación es cada vez mayor y los programas de orientación tratan de ser comprensivos y de centrarse en el desarrollo, partiendo de las necesidades de todos los estudiantes y no solamente de aquellos alumnos que presentan problemas.

DEFINICIÓN DE PROGRAMA

“Se entiende por programa de orientación el diseño, teóricamente fundamentado, y la aplicación de las intervenciones pedagógicas que pretenden lograr unos determinados objetivos dentro del contexto de una institución educativa, de la familia o de la comunidad, y que ha de ser sistemáticamente evaluado en todas sus fases”. (Repetto y otros, 1994).

CARACTERÍSTICAS DEL MODELO

• Los programas se diseñan y desarrollan teniendo en cuenta las necesidades del centro o del contexto.

• El programa se dirige a todos los estudiantes y se centra en las necesidades del grupo.

• La unidad básica de intervención en el ámbito escolar es el aula.

• El estudiante es agente activo de su propio proceso de orientación.

· Se actúa sobre el contexto con un carácter más preventivo y de desarrollo que terapéutico.

• Los programas se organizan por objetivos a lo largo de un continuo temporal, lo que permite dar cuenta de por qué se actúa de la manera que se está actuando.

• A través de los programas se desarrollan actividades curriculares específicas en virtud de los objetivos programados, estableciéndose un curriculum propio de orientación.

• El programa determina las competencias necesarias para cada uno de sus ejecutores dando así vías para los adecuados programas de formación.

• La evaluación es permanente desde el inicio hasta la finalización del programa. Se lleva a cabo un seguimiento y evaluación de lo realizado.

• La orientación por programas favorece la interrelación curriculum-orientación.

• Es necesaria la implicación y cooperación voluntaria de todos los agentes educativos socio-comunitarios así como la colaboración voluntaria de otros profesionales en el diseño y elaboración del programa.

• Los profesionales de la orientación forman parte, como un miembro más, del equipo que ha de desarrollar los programas de orientación, desempeñando los roles que la situación y el propio programa le requiera.

• La intervención es interna, se sitúa dentro de la institución y forma parte del proceso educativo.

• Se establece una estructura dinámica que favorece las relaciones entre las experiencias de aprendizaje curricular y su significación personal.

• El modelo de programas hace operativa de forma clara y precisa la participación de todos los agentes educativos.

• Requiere un cambio de actitud en los diferentes agentes de la orientación que deben asumir un mayor protagonismo e implicación para lo que necesitan tanto información como formación.

ÁREAS DE INTERVENCIÓN

Para ilustrar aquí las diferencias de perspectivas en la clasificación de las áreas de intervención reflejamos la propuesta de dos autoras:

Repetto (2002), haciendo referencia a los contextos escolar, familiar y comunitario y de las organizaciones, establece cuatro áreas temáticas: desarrollo académico, desarrollo personal y social, desarrollo cognitivo y metacognitivo y desarrollo comprensivo o integrador.

Hervás Avilés (2006), citando a Agut Nieto (2000), establece áreas de necesidades en función de niveles de desempeño, de implementación, mejora o innovación. Para esta autora las áreas de necesidades pueden ser individuales, grupales o de organizaciones, lo que se encuentra en clara superposición con los destinatarios de la intervención.

FASES DEL MODELO

Según Bisquerra, las fases de la elaboración e implantación de un programa serían las siguientes:

1. Análisis del contexto.

2. Planificación del programa.

3. Diseño del programa.

4. Ejecución del programa.

5. Evaluación del programa.

6. Coste del programa

Marco lógico: es la estructura específica para hacer un programa. Nace con el objetivo de que todos los programas tengan los mismos epígrafes.

Todo programa debe contener los siguientes apartados:

  1. Análisis de necesidades/ contexto

Se describe la zona o contexto en el que se va a impartir el programa. Posteriormente hay que ver que necesidades existen en ese entorno. El análisis de necesidades se hace a través de la observación, de entrevistas, cuestionarios, encuestas…

  1. Justificación del programa

Se hace referencia a los motivos por los cuales es necesario implantar el programa.

  1. Destinatarios: directos e indirectos.
  2. Temporalización: se concreta cuando empieza y finaliza el programa.
  3. Objetivos: generales y específicos.
  4. Metodología

Se explicita cómo se desarrollará el programa, como se va a llegar a los destinatarios.

  1. Contenidos/ actividades.
  2. Recursos: personales y materiales.
  3. Coordinación

Si no aparece en el proyecto, debe aparecer en la memoria. Hay que coordinarse con otros profesionales porque se trabaja en red.

  1. Diseño de la evaluación.

 

 
  Hoy habia 1 visitantes (5 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
Este sitio web fue creado de forma gratuita con PaginaWebGratis.es. ¿Quieres también tu sitio web propio?
Registrarse gratis