saraortiz
  ENEAGRAMA (TIPO 2)
 

A continuación me gustaría resumir el capítulo dedicado a la persona tipo 2 del genograma:

A priori, adjetivos como altruista, amante y complaciente encajarían con el perfil de la persona “ayudadora”. El ayudador es esa persona que comparte lo suyo y se desvive por los demás, pese a que esto le cause estragos.

Estas personas precisan ser valoradas y que los demás requieran de su ayuda para así sentirse útiles y necesitadas. Para ellos una vida dedicada a los demás tiene mucho sentido, y se sienten felices al mostrarse comprensivos, cariñosos y atentos con los demás.

Con todo ello, no se puede decir que todo sea bondad y ventajas en estas personalidades, ya que como puntos débiles hay que mencionar que se muestran orgullosas en ocasiones, tienden al autoengaño, así como a inmiscuirse en la vida de los demás, manipulándola para satisfacer así sus necesidades emocionales.

Por lo general el tipo 2 es una persona insegura que teme no ser válida, lo que la lleva a esforzarse para conseguir la aceptación de los demás. De esta forma, antepone los intereses de los demás a los suyos propios.

La represión de sus sentimientos y el sobreesfuerzo causan finalmente que la rabia acumulada erupcione; en este momento aflora cierta falsedad en las afirmaciones sobre la profundidad de su amor, aunque esto  sólo ocurre en los casos más insanos de esta personalidad.

Las personas tipo Dos, suelen adquirir ya durante la infancia algunos aprendizajes autodestructivos en cierta medida, ya que entienden que las necesidades de los demás se anteponen a las suyas. Además, aprenden que hay que dar para recibir y que cada uno debe ganarse un lugar en los afectos de los demás con esfuerzo.

Los Doses creen que sacrificándose recibirán amor como recompensa, de ahí todo su esfuerzo por complacer a los demás. A las personas de dicha personalidad les cuesta reconocer sus necesidades y dedicarse tiempo a ellas mismas.

Existen distintos subtipos de alas:

El subtipo 2 con ala uno (el servidor): en el extremo sano, estas personas sienten un fuerte deseo de aliviar el sufrimiento humano. Como curiosidad mencionar que suelen dedicarse a la enseñanza o a trabajos con personas con problemas.

El subtipo 2 con ala tres (el anfitrión): en el lado sano encontramos a personas extrovertidas, sociables, adaptables y encantadoras. En el subtipo medio, las personas se caracterizan por su buen humor y por ser personas amistosas a la vez que ambiciosas.

Las variantes instintivas

Existen distintos instintos acentuados en esta personalidad como es por ejemplo el instinto social, ya que las personas tipo dos se caracterizan por querer ser amigas de todos, desando caer bien a toda costa y llamar la atención de los demás.

El dos de la franja media suele dispersarse en un amplio círculo de contactos, lo que le lleva a no centrarse y cultivar una amistad o relación profunda.

Otro de los instintos es el sexual, dentro del que la palabra seductor suele estar asociada al tipo ayudador. En la franja insana, esta persona se acercaría a la posesión de los demás y los celos.

Las dificultades para crecer de los Dos

Para satisfacer la necesidad de sentirse querido y valioso, los ayudadores tienden a establecer relaciones o amistades con mucha frecuencia y sin demasiada discriminación, lo cual conduce al fracaso. El tipo dos, considera que debe esforzarse para conseguir resultados, y la inseguridad respecto al afecto que los demás sienten por ellos supone un gran obstáculo en su desarrollo.

Las personas tipo 2 deseamos agradar y ayudar en todo momento, incluso se llega al punto de parecer posesivos, de forma que lo que pudiera ser una virtud se torna un obstáculo para las relaciones.

El ayudador es una persona atenta y considerada con los demás, suele alagar a los otros sobre todo cuando más inseguro se siente, con el fin de recibir adulaciones de los demás. En definitiva, el dos hace cosas por los demás pero no de forma totalmente altruista ya que espera un reconocimiento de su esfuerzo o valía.

Además, se debe mencionar que el ayudador busca expresiones muy concretas de cariño hacia él, ya que para estas personas el amor se manifiesta de unas formas muy determinadas, y toda expresión distinta podría ser considerada como insuficiente.

Intimidad  y pérdida de límites

Cuando más necesitados están de relacionarse, más dificultades tienen para reconocer los límites necesarios para preservar la intimidad de los demás. En ocasiones se sobrepasan los límites produciéndose de esta forma una invasión a la intimidad de los otros.

Necesidad disfrazada

Como se ha comentado anteriormente, el ayudador tiene dificultades para expresar con franqueza sus necesidades y deseos. Antes de ayudar a los demás, deberíamos preguntarnos si los otros requieren de nuestra ayuda y la desean, o es mejor quizás que cada uno se centre en la resolución de sus propios conflictos. Por otro lado, debemos reflexionar si estamos en condiciones de ayudar o ser ayudados más bien.

Salud y sufrimiento

El agotamiento físico, emocional y económico está muy presente en la vida del ayudador. El sufrimiento se deriva del empeño por guardar los sentimientos, siendo muy frecuente la aparición de enfermedades relacionadas con el estrés.

Una vez que estas personas sobrepasan su capacidad de aguante, su imagen bondadosa y generosa da paso a una gran dureza y pueden resultar dominantes y controladores.

El camino de la integración

Para mejorar los aspectos menos positivos hay que tener consciencia de que cada uno tiene su propia vida y existen unos límites bien establecidos.

Debemos ayudar cuando seamos requeridos y sea necesario, siendo conscientes de nuestras propias necesidades, reconociendo y aceptando nuestros sentimientos sin censurarlos.

En este proceso de integración los ayudadores van a experimentar una multitud de estados y emociones con las que poco a poco se familiarizarán.

Transformación de la personalidad en esencia

Los doses debemos comprender que por mucho sacrificio que hagamos, los propios  problemas no se solucionarán si no se afrontan. La única persona que puede amarnos profunda y continuadamente en todas las circunstancias somos nosotros mismos.

Comentario:

He de decir que me ha parecido interesante leer el tipo de personalidad al que según el test pertenezco. He de decir que reconozco algunos rasgos de los mencionados en mí, aunque no creo que exista un paralelismo entre lo expuesto y mi propio autoconcepto.

Me ha sorprendido leer tantas atribuciones negativas, ya que a priori una persona que se desvive por los demás no puede ser perjudicial, aunque claro está que en los límites comentados (cuando la persona no se cuida y es molesta su intromisión en vidas ajenas), el ayudador es un obstáculo para las relaciones.

En mi opinión,  una ayuda sincera hace crecer a las personas pero si un favor tiene objetivos ocultos como por ejemplo que los demás reconozcan en ti lo valiosa que eres, las connotaciones positivas disminuyen y en realidad el favor se hace para satisfacerse a uno mismo.

 

 
  Hoy habia 2 visitantes (10 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
Este sitio web fue creado de forma gratuita con PaginaWebGratis.es. ¿Quieres también tu sitio web propio?
Registrarse gratis