saraortiz
  Modelo de consulta
 

MODELO DE CONSULTA

Patouillet (1957), considerado precursor de la consulta en el ámbito educativo, propugna que la consulta debe ser llevada a cabo por un profesional de la orientación capaz de conseguir la colaboración entre todas las personas responsables del desarrollo académico y personal del alumnado. Es en la década de los 60 cuando aparece en EEUU la figura del profesor-consultor, que cobra especial relieve en la década de los 70 como consecuencia de la integración escolar de sujetos con necesidades educativas especiales, cuya atención precisa la labor conjunta del profesorado y de personas especializadas.

En 1970 y en el campo de la salud mental hay que tener en cuenta los planteamientos de Caplan que se recogen en su obra The theory and practise of Mental Health Consultation.

Distingue cuatro tipos de consulta: centrada en el cliente, centrada en el consultante (profesorado, familia), centrada en el programa y centrada en la organización.

El consultor o consultora, determina cuál es el tipo más adecuado en función de la información que le proporciona el consultante. Para Caplan la consulta es un proceso de interacción entre dos profesionales (igual estatus) para resolver el problema de un tercero.

Ha sido en el último cuarto del siglo XX cuando la consulta ha adquirido un gran protagonismo, no sólo en el ámbito educativo, sino también en el social como lo demuestra la proliferación de consulting de diferentes tipos (empresas, informática, ingenieros, abogados, etc.) que se han ido creando en los últimos años.

DEFINICIÓN SOBRE LA CONSULTA

“La consulta es un proceso destinado a proporcionar servicios educativos y psicológicos. En él el especialista (consultor) trabaja en colaboración con el equipo directivo del centro para mejorar el aprendizaje y la adptación a los estudiantes (clientes). Durante las interacciones, el consultor ayuda al consultante a través de un proceso sistemático de resolución de problemas, influencia social y apoyo profesional. A su vez el consultante ayuda a los clientes a través de la selección y aplicación de intervenciones (de carácter remedial y preventivo) eficaces basadas en la escuela”. (Erchul y Martens, 1997).

CARACTERÍSTICAS DEL MODELO

Hervás Avilés (2006:177), señala once características básicas del modelo:

1. La consulta es un modelo relacional, pues incluye todas las características de la relación orientadora.

2. Es un modelo que potencia la información y la formación de profesionales y para profesionales.

3. Se basa en una relación simétrica entre personas o profesionales con estatus similares, en la que existe una aceptación y un respeto que favorece un trato de igualdad.

4. Es una relación triádica en la que intervienen tres tipos de agentes: consultor-consultante-cliente.

5. La relación no sólo puede establecerse con personas individuales, sino también con representantes de servicios, recursos y programas.

6. Tiene como objetivo la ayuda a un tercero que puede ser una persona o un grupo.

7. Afronta la relación desde diferentes enfoques: terapéutico, preventivo y de desarrollo.

Con frecuencia suele iniciarse centrándose en un problema (remedial) para luego afrontar la consulta desde una perspectiva preventiva o de desarrollo con la intención de mejorar los contextos y las condiciones para que no se produzcan los problemas.

8. La relación es temporal, no permanente.

9. El consultor interviene indirectamente con el cliente aunque, extraordinariamente, pueda hacerlo de forma directa.

10. El consultante actúa como intermediario y mediador entre el consultor y el cliente.

11. Es preciso trabajar con todas las personas relacionadas substancialmente con el cliente.

ÁREAS DE INTERVENCIÓN

• Bisquerra y Álvarez (1996)

– Campo de la salud mental.

– Campo de las organizaciones.

– Campo educativo.

OBJETIVOS PRINCIPALES

Este modelo se dirige principalmente a la consecución de dos metas:

a) Aumentar la competencia del consultante en sus relaciones con un cliente (alumnos, padres, institución…).

b) Desarrollar las habilidades del consultante para que sea capaz de resolver por sí mismo problemas similares en el futuro.

FASES DEL PROCESO DE CONSULTA

1. Establecer una relación entre consultor y consultante.

2. Analizar el conjunto de la situación y clarificar el problema.

3. Establecer objetivos conjuntamente.

4. Explorar alternativas.

5. Establecer planes de acción conjuntamente entre el consultor y el consultante.

6. El consultante pone en práctica los planes con los destinatarios últimos de la intervención.

7. Evaluación de la práctica del plan de acción.

 
  Hoy habia 8 visitantes (18 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
Este sitio web fue creado de forma gratuita con PaginaWebGratis.es. ¿Quieres también tu sitio web propio?
Registrarse gratis